Rocío Higuera con Melisa Rauseo en un episodio más de sábado en la Noche 25/11/2017
octubre 15, 2018
Una obra de culto Game of Thrones
mayo 22, 2019

Tal vez



En un parque escuché a un padre decir a su hija que no confiara en los hombres, que el amor era complicado, llegaba a doler hasta hacerte perder la razón. Crudo consejo le daba aquel hombre a su niña, tal vez era un punto a su favor, tal vez una manera de cuidarla y no imagino el trauma, pero, en fin, quizás enseñaba independencia, fuerza y tal vez más audacia al momento de escoger a quien entregar su corazón.

Por otro lado, una madre le cuenta a su hija historias de amor, le coloca cada noche antes de dormir una película de esas que te hacen creer que, si pierdes tu zapatilla, llegará a tu puerta el príncipe azul, con la promesa de que tus problemas llegaron a su fin y que tu vida será un mar de colores.

Corazón de piedra dicen, duras, ásperas, difíciles de moldear, pero que con el golpe de otra roca más grande que tú, puede llegar a romperse. Por más que te cuenten historias, por más que creen muros, nunca se está preparado para algo así.

A propósito del 14 de febrero… Día del amor, menudo día “San Valentín” Sabían que Valentín era un hombre que se encargaba de casar a quienes se les prohibía la unión y murió decapitado por sus actos heroicos ante aquello, pero antes de morir declaró su amor a la hija ciega de quien había decretado su muerte.

¿Quizás por eso estamos condenados a sufrir por amor? ¿o el sufrimiento ha sido una manera cruda de demostrar el verdadero sentimiento de amar a alguien?

El amor señala nuestros miedos y esto duele, pero nos hace preguntarnos ¿Quieres volver atrás y dejar de temer o quieres aprovechar la oportunidad para combatirlos ahora que puedes verlos con mayor nitidez y así vivir la experiencia más extraordinaria de la vida?

Pablo Arribas, el escritor, decía que aceptar, es librarnos de las corazas para amar -cuando nos desnudamos- cuando reaparecen heridas del pasado que no resolvimos, las rupturas que nunca superamos o los complejos y defectos que siempre pospusimos porque en nuestra “soledad” nada parecía tener consecuencias.

Tal vez deberíamos comenzar a librar corazas y poner el corazón sobre la mesa, por mucho que asuste, podríamos tomar ejemplo de las aves, el cóndor tal vez. Las parejas de cóndores permanecen unidas toda la vida. Sólo en el caso de que uno de los dos muera, el sobreviviente buscaría una nueva pareja, esta es la razón por la que es considerada el ave más fiel del planeta.

A veces la vida nos pone circunstancias difíciles. Mi psicólogo de la niñez me dijo una vez que se deben conocer los ángeles y demonios de a quien ames, aprender a quererlos por igual. Cuando eso suceda, sabrás que es amor y viceversa.

A propósito de esto, Venezuela ha sido durante años una mujer que ha estado bajo el mando y la ambición de muchos hombres que han sido partícipes de su deterioro, ha sido golpeada, rota, olvidada, por quienes han jurado amarla con fervor. Entonces ¿el amor puede matar?

Luego de esto no sabes qué historia contarles a tus hijos, si la coraza que te creó tu padre en un parque o el cuento de hadas influenciado por tu madre.

Lo cierto es que Valentín no dejó de amar hasta su último aliento, el cóndor no dejó a su pareja hasta que este decidió partir y volvió a buscar el amor, la niña creció y ahora se encarga de mostrarle a sus hijos que el amor es el único que puede romper cualquier barrera y Venezuela tiene otro amor que ha logrado ver una luz y le ha regresado ese aire de esperanza que había perdido.

Tal vez el amor duele, pero hay aventuras a las que nadie llega preparado: amor-riesgo-valentía, de eso se trata, concede la oportunidad de vivir la experiencia más maravillosa de tu vida y ama sin límites.




Bárbara Díaz A.