Tal vez
mayo 22, 2019
Experiencia Turaser
mayo 22, 2019

Una obra de culto


Game of Thrones



Cuando algo así sucede, quienes se quedan por fuera suelen preguntarse “¿Será realmente buena o es otra entretenida saga de ficción?” La respuesta es sencilla, quienes no han visto Game of Thrones, no tienen idea de lo que se han perdido. La más brillante metáfora sobre la humanidad que he visto en televisión.

Yo tampoco pensé que iba a engancharme con una serie donde aparecían tres dragones y caminantes blancos. Pero maté el prejuicio con criterio. No sólo me enganché, la sufrí, la viví, la celebré. Que delicia de diálogos, personajes, ¡historias!

Muy a pesar de un final inmerecido y mezquino (a mi gusto). Me temo que con GOT, pasa lo mismo que con las personas, no importa cómo mueran, en un accidente o durmiendo placenteramente en sus camas, temprano o tarde, nunca estamos listos para que mueran.

Hoy quiero verla de nuevo, para volver a emocionarme con la levedad de la vida, para hacer equilibrismo en la línea que divide el bien del mal, para entender que la nobleza y la crueldad casi siempre conviven en la misma casa, para recordar cuántas veces luchamos contra la muerte (y aunque nadie le gana) podemos decirle “hoy no”, para comprender que la lealtad no siempre es más apetecible que el poder, pero sí más importante.

Para concluir que no somos más que frágiles humanos en un juego donde el adversario más peligroso es nuestro ego. Ha sido maravilloso ser parte de esto, realmente la voy a extrañar.



Rocío Higuera